Economía, Literatura

El Dilema del Prisionero, William Poundstone

Hoy, buscando un libro de estadística inferencial en la biblioteca de Económicas, me he topado con un libro. Desde su estantería me ha gritado hasta que ha conseguido lo que quería: llamar mi atención. El título del libro es El dilema del prisionero, de William Poundstone.

Portada del libro
Portada del libro

Desde que estudié teoría de juegos allá por primero de carrera, siempre me interesó este tema. Sin embargo, por falta de tiempo nunca pude profundizar.

Para los que no sepáis de lo que estoy hablando, os hago un breve resumen. El dilema del prisionero es un conflicto de intereses: el ejemplo que se utiliza es el de dos personas a las que acusan de un delito. La policía los interroga separadamente puesto que carece de pruebas suficientes como para condenar a uno. Así, ofrece negociar a los prisioneros, y lo hará tratando de que uno inculpe al otro, ofreciéndole al que traicione al compañero menos años en la cárcel.

Quizá así leído parezca muy farragoso. Lo sintetizaré con un cuadro:

Preso B traiciona Preso B leal
Preso A traiciona Condena A y B a 6 años A libre, B a 10 años
Preso A es leal A a 10 años, B libre Condena A y B a 6 meses

Desde el punto de vista de lo óptimo para ambos presos, lo que les conviene es colaborar (negar el delito y ser leales). Sin embargo, debido a la búsqueda egoísta del propio beneficio y al desconocimiento de la respuesta del otro preso, la situación más segura es traicionar. En el caso de que ambos traicionen, el resultado es peor que si ambos hubieran sido leales. Este resultado es el punto de equilibrio de Nash (marcado en amarillo).

Quizá recordéis a John Nash por su biopic Una mente maravillosa, que protagonizaba Russell Crowe. Fue, además Premio Nobel de Economía en 1994.

¿Interesante? A mí me parece que mucho.

¡Por fin estoy de vacaciones! Espero que esto suponga más actualizaciones… y lo mejor, ¡mucho más tiempo para leer! 🙂

Namaste.

Curiosidades, Literatura

La lista de los 1001 libros

Hace aproximadamente un año descubrí un libro-manual sobre los 1001 libros que hay que leer antes de morir. Por curiosidad, y seguramente porque estaba de exámenes y me aburría mucho, me puse a contar los que había leído. No recuerdo cuántos eran, la verdad. Así que ahora, que también estoy de exámenes y también me aburro mucho, los he vuelto a contar. He leído 63 de ellos.

Ayer, navegando por Internet, encontré un blog en el que su propietaria había traducido dicha lista, y que me parece interesante que veáis. La podéis consultar pinchando aquí.

estanteríaLa lista está sesgada, así que no os desesperéis. El propietario es un anglosajón, y debido a eso escasean libros que no tengan como procedencia la lengua inglesa (en comparación, son pocos los libros asiáticos o europeos que figuran en ella).

Además el 75% de los libros son del siglo XX, con lo que temporalmente está mal organizada… escasean los libros antiguos (¿dónde está Homero?) y sobran otros (vale que Paul Auster está bien… pero de ahí a incluir 3 o 4 libros suyos, me parece exagerado, y más teniendo en cuenta que faltan escritores de la talla de Tolstoi, Chéjov…).  También hay escritores de los que jamás he oído hablar… ¡y el propio que hizo la lista incluyó un par de libros suyos!

Por finalizar mi crítica, apenas hay algún libro del género teatral o poético.

En cualquier caso, leer la lista suele recordar algún libro que en su momento pensamos leer pero que luego después olvidamos.

En próximas entradas haré una lista sobre los libros que, a mi entender, hay que leer antes o después. Mientras tanto, podéis ojear la lista y dejarme algún comentario… 🙂

Namaste.

Clásicos, Literatura

Don Juan Tenorio, José Zorrilla.

A falta de ganas de estudiar lo que me toca, inauguro una nueva sección. En este caso, la dedicaré a la literatura clásica, así que en las próximas ediciones comentaré otro/s libros clásicos, que a pesar de no ser lo más actual del mundo literario, conviene leer.

Portada del libro
Portada del libro

Hoy empezaré con Don Juan Tenorio, de José Zorrilla. Se trata de un drama en el que se mezcla lo religioso y lo amoroso en la época de Carlos V. Es un argumento archiconocido, así que ahorraré palabras al respecto (numerosas son las interpretaciones teatrales, cinematográficas… etc.).

Además, estoy a la mitad del libro, así que no puedo contaros mucho más. Os preguntaréis por qué lo he elegido. Pues bien, es un libro corto, dividido en actos rápidos de leer, con lo cual es más fácil la lectura para un período de exámenes, como este, en el que leo de cuando en cuando.

Ya el año pasado leí Eloísa está debajo de un almendro y Las cinco advertencias de Satanás, de Enrique Jardiel Poncela, y entonces me di cuenta de que el teatro es un género, por una parte, que desconocía, y por otra, que merece la pena ser leído.

Poco más. Espero que cuando termine los exámenes pueda actualizar más a menudo.

Namaste.

Actualidad, Literaria

Visita a la Feria del Libro

Hoy, tras terminar un examen, me he pasado por la Feria del Libro. A pesar de ser sábado no había demasiada gente, quizá porque el calor que hacía en Madrid no invitaba a darse una vuelta por el Retiro.

Aun así, es un lugar en el que te pueden pasar cosas de todo tipo… por ejemplo, que te ataque una paloma gigante:

En fin, a mi me cogió como presa, pero imaginaros el tamaño de las cagadas que echará este pájaro…

Además, se pueden comprar muchos libros, hacer colas para que te firmen, dejarte timar por un helado o una coca cola…

He comprado un par de libros, ya os contaré qué me han parecido cuando tenga tiempo para leerlos, tras los exámenes.

Para finalizar, os pongo otra foto, en este caso con un amiguete que me encontré por allí. 😉

Poco más. Se siguen admitiendo comentarios y sugerencias (críticas no, que para eso aquí mando yo).

Namaste.

Rincón sin letras

Sin ideas…

¡Hola de nuevo!

 

Exámenes=muerte
Exámenes=muerte

Sois varios los que me habéis preguntado si he actualizado… la verdad es que he estado pensando varios temas, pero no tengo muchas ganas de hablar de nada… deben de ser los exámenes que me tienen sorbido el seso, pero bueno, espero que después del sábado, cuando ya tengo algo de tiempo, pueda contar algo con sustancia.

 De momento, os dejo con esta viñeta que he encontrado que describe perfectamente mi situación.

He encontrado el siguiente dibujo y me ha hecho mucha gracia… jeje.

¡Un grillo con gafas!
¡Un grillo con gafas!

Ánimo a los que están con exámenes, que ya queda menos (¿¿para septiembre??).

 

Namaste.

 

 

Literatura, No conviene olvidar

60 Aniversario de la publicación de 1984.

El 8 de junio de 1949 sale a la luz el libro de George Orwell 1984.

Para comenzar, hay que apuntar que Orwell fue un escritor muy comprometido que denunció el sistema  totalitarista de los bandos nazi y soviético de mediados del siglo XX. Además, participó en la Guerra Civil española durante los dos primeros años de la contienda de la mano del POUM. La situación dentro del partido comunista le hizo convertirse en un crítico del sistema, y así lo atestiguan, además de sus múltiples ensayos, la novela Rebelión en la granja y 1984.

Portada de 1984
Portada de 1984

Sobre la novela, trataré de contaros lo mínimo. Se desarrolla en un mundo controlado por un Partido Único, donde un Gran Hermano lo controla todo. Un día, uno de ellos es consciente de lo que sucede, y decidirá cambiar el rumbo de su vida.

Es una novela muy interesante, en la que el autor mezcla la sátira y una visión profutura de la situación en la que se encontraba el mundo político de la época (la escribió en 1948, juego de números con 1984). Se trata de una novela corta, entretenida, muy bien escrita, que mezcla, además de la acción de Winston Smith, con la ideología propia en la que se basa el Partido.

En el libro, se pueden encontrar montones de guiños con la realidad, por ejemplo, el retoque de fotografías que se realizaba en la Rusia de la época, las visiones oficiales que distaban muy mucho de la realidad… etc.

Napoleon_Pig_by_faxtar
Napoleón, protagonista de la novela

Otro libro suyo muy recomendable es Rebelión en la granja. Aunque sus protagonistas sean animales (y algún que otro granjero), NO se trata de un libro para niños (hace tiempo alguien así me lo dijo; no recuerdo lo que le contesté, imagino que con la cara que puse no hizo falta añadir más), sino un relato sobre el poder: arranca en la Revolución Rusa y acaba en la Guerra Fría. En él, Napoleón, uno de los cerdos de la granja, decide movilizar al resto de los animales para sublevarse al granjero. Cada situación es paralela a lo que sucedió en la historia, y cada animal se corresponde con un personaje real. Un apunte: si la edición que leéis tiene introducción, esperad al final para leerla, puesto que suelen descubrir todos los entresijos de la novela.

Si os ha gustado Un mundo feliz, de Aldous Huxley, 1984 os gustará mucho.

Por último, gracias por los comentarios, visitas (cada día en aumento) y sugerencias. Siento que haya tanta letra, pero la ocasión lo merecía.

Se me olvidaba, ganó Federer. GRACIAS.

Namaste.

Deportes, Tenis

Kuznetsova gana en París

Ayer se celebró la final de tenis femenina de Roland Garros, que enfrentaba a dos rusas: Kuznetsova y Safina. La número uno del mundo trató (si bien en vano) conseguir el primer grande de su carrera.

Kuznetsova besa el trofeo que le acredita como ganadora
Kuznetsova besa el trofeo que le acredita como ganadora

Lo que pudimos ver fue un partido fragmentado, pesado, con puntos cortos en los que se apreciaba el nerviosismo y la falta de decisión. El resultado fue apabullante: 6-4 y 6-2, y es que Kuznetsova supo imponer su tenis con templanza y serenidad, con una facilidad pasmosa para tratarse de una final de un Grand Slam. Así se hace poseedora de dos grandes, el primero conseguido en Estados Unidos en 2004.

Safina se lamenta tras perder un punto
Safina se lamenta tras perder un punto

La moscovita se desesperó, al comprobar que tras tres finales no es capaz de salir a la pista con las ideas claras respecto a su juego. Lo cual quedó claro al cometer una doble falta en el último punto del encuentro.

Pase lo que pase hoy en la final masculina, esperemos que el nivel del tenis sea superior al que vimos ayer. Previsiblemente así será, puesto que Federer busca igualar a Sampras en número de Grand Slams conseguidos (14) y su primer Roland Garros. ¿Lo conseguirá? Lo veremos hoy a las 15:00.

Namaste.

Literatura, Reseñas

Una sugerencia: Stephen King.

Hace poco alguien mencionó que quería leerse un libro de Dan Brown (en concreto “Ángeles y demonios”) para pasar el rato este verano. Como ese alguien es amigo mío (pongamos por caso que se apellida Crocket) y por tanto no quiero que pase por ese mal rato, desde aquí le voy a recomendar otro libro.

Portada de "La tienda"
Portada de "La tienda"

El libro se llama “La tienda” y es de Stephen King. Ignoro si Crocket ha leído algo de King, lo normal sería que sí (dado al número de bestsellers que ha vendido este hombre, cierto es que ahora apenas escribe, pero en los 90 estaba constantemente en la lista de los más vendidos).

¿Por qué he escogido este libro? Lo primero porque pertenece a su época inicial, cuando sus novelas tenían algo más de misterio y terror: tenía más ideas y éstas eran más frescas. Como muestra, además de “La tienda”, que es de 1976, y “Carrie”, una de sus grandes novelas (llevada después a la gran pantalla), del 74, es obligatorio que cite “El resplandor”, de 1977.

Desde mi punto de vista, después sus ideas se resintieron, y aunque existen excepciones (como “Un saco de huesos” (1998), la mayoría de sus novelas estaban cogidas con pinzas, con ideas rebuscadas, lentas en el desarrollo y de pesadas lectura (véase “Buick 8. Un coche perverso” (2002)).

Además este libro es entretenido, ameno y engancha (así que no seais masoquistas y esperad a que acaben los exámenes), lo podéis encontrar en cualquier biblioteca y aunque es un poco largo, no se hace pesado.

Como último argumento (y soy consciente de que quizá sea el que más pese), Stephen King es un enamorado de Lost (la wikipedia dice que “ha influenciado y colaborado en ella”, lo que no sé es hasta qué punto…).

De nuevo gracias por las visitas, comentarios y sugerencias.

Namaste.

Deportes, Tenis

Roland Garros 2009

Ayer en París la noticia fue que Nadal había perdido. Quizá la sorpresa venga porque estamos demasiado acostumbrados a que Nadal llegue, al menos, a la semifinal; y que si pierde (situación que no se da mucho en tierra, y menos en Roland Garros, donde ha ganado 4 copas consecutivas) sea ante Djokovick o Federer.

Nadal se lamenta tras perder un punto
Nadal se lamenta tras perder un punto

Hoy algunos periódicos temían por la situación del número uno. Haciendo cálculos, si Federer gana en Roland Garros y posteriormente en Wimbledon, se proclamaría de nuevo número uno de la ATP. Quizá no sea difícil que Federer gane en la tierra batida, ya sin dos de los principales favoritos, pero me parece precipitado vaticinar que ganará en la hierba de Londres. Sobre todo, teniendo en cuenta el espectáculo que nos dio Nadal en la final el año pasado (haciendo memoria, los primeros partidos de Nadal en hierba eran penosos, y sin embargo, ahora tiene un nivel capaz de ganar a cualquiera)

En el apartado de las chicas, Ivanovic saltó hace poco a la palestra comentando sobre la número uno, Safina. Decía que realmente era ella la número uno “espiritual”, puesto que Safina aún no ha ganado ningún Grand Slam. Menuda memez. Ser número uno implica regularidad y estabilidad durante un período de tiempo. Y Safina la tiene. Nadie se para a pensar que Federer es el número uno “espiritual” (contando sus Grand Slams ganados, acumula un total de 13, siendo 3 abiertos de Australia, 5 Wimbledon y 5 abiertos de Estados Unidos); mientras que Nadal cuenta con 6, de los cuales 4 son Roland Garros, un Wimbledon y un abierto de Australia).

Final femenina de Roland Garros 2008
Final femenina de Roland Garros 2008

La serbia ganó el año pasado a Safina en la final de Roland Garros. Bueno, para ser exactos, la palabra sería “arrolló”. Sin embargo, y como aficionada del tenis, el espectáculo que dio me pareció bochornoso. Nunca, y digo NUNCA, había visto a un tenista celebrar los fallos de su contrincante y no los propios puntos ganadores. ¿Será que no distingue entre, lo que en términos futbolísticos sería un penalty que el delantero chuta fuera de una parada del portero? ¿O más bien es que le falta la “elegancia” de la que presume en cualquier portada de revista de tres al cuarto?

La siguiente frase era un deseo. Y digo que era porque acabo de ver que Ivanovic ha perdido ante la bielorrusa Azarenka por 6-1 6-0. Qué pena. Tendré que esperar al año que viene para que Safina arrolle a Ivanovic.

Namaste.