Autor, Literatura, Starobinets

Tienes que mirar, Anna Starobinets

Tienes que mirar fue un libro que me ganó por la portada cuando me paseaba por mi librería habitual. No es nuevo que todos los libros de Impedimenta están muy cuidados (y que dan ganas de coleccionarlos todos) pero este me ganó sin saber nada de él, sólo por la ilustración floral que aparece en la portada.

Seguro que muchos de vosotros conocéis Starobinets como escritora de relatos de terror. En esta ocasión ella misma se desmarca de lo que vamos a leer a continuación en el prefacio:

Una cosa es inventar historias de miedo y otra muy distinta es convertirse en la protagonista de un cuento de terror. Dudé mucho tiempo si merecía la pena escribir este libro. Es demasiado personal. Demasiado real. No es literatura.

Página 9

Y es que esa historia de miedo que la lleva a ser la protagonista que jamás quiso ser: enfrentarse a la decisión de si continuar un embarazo sabiendo que su hijo tiene una malformación que le impedirá vivir.

Comienza un viaje de búsqueda con la respuesta que le llevará de médico en médico tratando de encontrar porqués. Además, acabará volando a Alemania, donde es mucho más comprendida que en Rusia, su país.

Tienes que mirar es una lectura triste, dura, directa. No cae en los sentimentalismos, porque no los necesita. La descripción de la situación de la autora es suficiente como para que nos remueva por dentro y nos haga partícipes de la incomprensión, del dolor y de la soledad.

A veces te cruzas con personas que consideran necesario decir “lo siento” o “qué pena”. Pero son la excepción. No existen rituales ampliamente aceptados para expresar la compasión.

Página 24

Los capítulos cortos chocan con una narración que parece apresurada, descuidada en ocasiones, con exceso de diminutivos. Probablemente lo que más me ha alejado de la lectura es darse cuenta de que narra lo que le ocurrió hace tan poco (2012) pero que la respuesta por parte de la sanidad rusa parece de otro siglo.

El amor desconsolado, como contrapeso de un dolor lacerante es también parte de esta historia. Ella misma lo define de una forma muy clara:

Mi tristeza es esa leche blanca y tibia que nadie se va a beber.

Página 120

Me queda la duda de si a la autora le habrá resultado catártico escribir su historia y que los demás la leamos. Sin duda, hay que ser muy valiente para abrirse de esta forma en un libro.

FICHA:

Te gustará si te gustóNada más real que un cuerpo, Alexandria Marzano-Lesnevich.
Pros – Directo, duro, real.
Contras – Exceso de diminutivos.

Namaste.

Autor, Literatura, Vesaas

El palacio de hielo, Tarjei Vesaas

Cuando me enteré de que Jan, Trotalibros en la web, había sacado su propio proyecto editorial no pude sentir a la vez una mezcla de emociones: por un lado, el orgullo de ver que un aficionado a la literatura ha conseguido hacer de su pasión su profesión; a la vez el punto de envidia al comprobar lo valiente que ha de ser para poner en marcha tan ambicioso proyecto.

Enseguida me lancé a comprar su primer libro: La guardia de Niko Kavadias, pero al no haber leído la Odisea, con la que tiene mucha relación, me decidí a leer primero El palacio de hielo (2021).

El palacio de hielo nos cuenta la historia de Unn y Sinn, dos niñas de 12 años que se acaban de conocer. La primera es la recién llegada al pueblo, la segunda la popular líder de la clase. Entre ambas surge una natural atracción, la del reconocimiento de dos almas parejas que se sienten ilusionadas por encontrar a alguien que sin conocer realmente, se comprenden. El hilo que se crea es único y especial.

De repente, sorpresivamente, Unn desaparece. Comienza una búsqueda en pos de la niña a través de un paisaje helado alejada del pueblo noruego donde habitan: el palacio de hielo.

Los vecinos se movilizan para buscar a la niña. Mientras, Sinn se encuentra en un momento de desasosiego al comprobar que el tiempo pasa y su amiga no aparece. La trama en ese momento se transforma: pasa de ser una historia de amistad a la historia de la desaparición. Posteriormente, vuelve a mutar para ahondar en un sentimiento más duro y profundo: la pérdida.

El palacio de hielo es una novela de fácil lectura, lo cual podría llevarnos a pensar que se trata de una historia sencilla. Nada que ver. Está llena de dobles interpretaciones y metáforas, donde los silencios forman parte de una melodía que narra una de las cosas más antiguas de la relación humana: el paso del tiempo y con él, las expectativas, las frustraciones y el dolor.

El estilo de Vesaas es como tal directo, concreto, con pocos diálogos y muchas descripciones, centradas principalmente en el paisaje. A la vez su narrador omnisciente acerca más de lo que podríamos pensar a la vida de un pueblo noruego y a los sentimientos y sensaciones de sus vecinos.

La incertidumbre, la soledad, el miedo y la incomprensión forman parte de esa tercera evolución de la trama. Sinn de repente se siente sola, arrancada de una compañía que se prometía eterna, de una relación especial que sólo acababa de empezar. La frustración al no entender por qué la vida le arrebata algo tan único. Ese es el peaje por el que los adultos han pasado y que Sinn deberá pagar: el tiempo se encarga de que las cosas nos sean como planeamos y esa relación incipiente con Unn, por muy doloroso que sea aceptarlo, jamás será.

Apoyemos, compremos los buenos proyectos. Los de los valientes, los de los que creen en una forma distinta de hacer las cosas, Mientras los valientes sigan ahí, poniendo en práctica sus ideas, los demás estamos de enhorabuena.

Mucha suerte, Jan, nos seguimos leyendo.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • El estilo de Vesaas, invisible, va dejando un poso en cada tema que trata.
  • Perfecto si tenéis poco tiempo para leer y queréis cambiar de tercio.

Contras

  • Se detiene más en la descripción del paisaje que de la amistad entre las niñas.

Namaste.

Autor, Literatura, Romeo

Amarillo, Félix Romeo

Hace mucho, mucho tiempo, alguien me recomendó a Félix Romeo. Cualquiera de sus cuatro novelas: Dibujos animados (1994), Discothèque (2001), Amarillo (2008) o la póstuma Noche de los enamorados (2012) eran una buena opción para empezar.

Sin embargo, para mi sorpresa, la edición de Anagrama era imposible de encontrar y la de Debolsillo más de lo mismo, así que la anotación en mi libreta pasó a segunda fila y mis ganas de leer al zaragozano se quedaron esperando.

Por suerte, Plot Ediciones ha reeditado a este autor, así que en cuanto me enteré corrí a mi librería habitual a comprarlo para, por fin, leerlo.

Tuve mis dudas sobre cuál de las cuatro tenía que leer primero, pero El chico de la Consuelo me sacó de dudas al recomendar Amarillo. Fue Aurelio Blanco quien lo relacionó con El dolor de los demás de Miguel Ángel Hernández. Ambos me convencieron.

Amarillo cuenta la historia de Chusé Izuel, amigo de Félix Romeo, poeta y escritor que decidió quitarse la vida tirándose por la ventana.

Era 1992 y todo el mundo parecía eufórico. Todo el mundo menos él. Aunque saber que había otros muchos como él en aquellos mismos momentos tampoco le hubiera servido de nada.

Página 328

El punto de partida en este caso es el final. Romeo empieza con el trágico suceso para tratar de entender algo. Se sirve de cartas, entrevistas y escritos de su amigo con el fin de desgranar su evolución que le llevó a esa decisión.

Quizá tu muerte haya conseguido que me despierte siempre en el mismo día.

Página 358

Después Romeo incluye también su propia reflexión personal, tratando de aportar luz a la relación con Izuel; pero volviendo siempre al punto de partida. No es un relato cronológico, sino que salta y regresa, vuelve y repite, a sabiendas de que el principio de esta historia es el final. Porque sin la muerte de Chusé, Amarillo no existiría.

La reflexión sobre su amistad, la evolución del estado de ánimo de Izuel, así como su amistad son objeto de análisis por Romeo, que se aferra a los datos objetivos para intentar entender a su amigo. El texto trasmite lo que pudo sentir Romeo cuando se enteró de la muerte de Izuel: la rabia y el desconcierto, la tristeza por la pérdida y el duelo. Aunque el autor no habla de sí mismo más que en momentos puntuales, la sensaciones se trasmiten muy vivamente. Quizá el parapeto de esa aparente objetividad sea, paradójicamente, lo que nos da la pista sobre la rabia y el dolor de un amigo muy cercano que ha perdido al otro. Y que tal vez, podría haber hecho algo para evitar tan trágico final.

Tu suicidio puede ser entendido como la incapacidad de ser privado de alguien. No es la única paradoja de tu muerte. Tú te tiraste por el balcón de nuestro piso de Barcelona el 27 de febrero de 1992, y yo me siento como si fuera tu asesino.

Página 361

El recurso de la reiteración nos acerca a Romeo: a su incomprensión, y a la situación familiar que tenemos todos cuando hay un tema del que no podemos hacer nada, con el que sólo nos queda darle vueltas para tratar de entender algo: no podemos retroceder en el tiempo, pero quizá conocer las razones nos reconforte un poco con nosotros mismos. La frustración de la incomprensión, la inutilidad al no poder hacer nada por evitarlo, sentirse pequeño, ajeno al dolor y sufrimiento de una persona cercana, eso es Amarillo.

Amarillo nos deja con ganas de leer más a Romeo. Una lectura corta, de las que absorben, de las que consiguen que nos metamos de ello en ella, pero que también consigue que reflexionemos sobre nuestra realidad y sobre cómo actuaríamos nosotros.

Qué bien cuando se acierta. Qué bien llegar a una lectura que lleva ahí años y leerla y darse cuenta de que va a  directa a la lista de lo mejor de este 2021.

Leed a Romeo, acercaos a este autor. Y desde aquí las gracias a Plot Ediciones por reeditarlo. Estamos de enhorabuena.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • Calidad condensada en pocas páginas. Leer la realidad, respirar el dolor.

Contras

  • Exceso de reiteraciones.

Namaste.

 

Autor, Literatura, Macrae Burnet

Un plan sangriento, Graeme Macrae Burnet

Muchos ya conocéis que escojo mis lecturas por opuestos. Esto es, si estoy leyendo una novela ambientada en el siglo XX escrita por una mujer, el siguiente libro no ha de coincidir en ninguno de esos tres aspectos, así que tanto la temática, como la época como el autor ha de ser totalmente diferente. Así que tras Mi año de descanso y relajación de Otessa Moshfeld y Mientras agonizo de William Faulkner, me presenté en las Tierras Altas escocesas para conocer una historia de un crimen.

En concreto, las memorias de Roderick Macrae, un muchacho que trabaja en el campo que acaba de cometer un asesinato. Bajo el título Un plan sangriento nos acercamos a la vida de la familia Macrae y a los sucesos que le llevaron a Lachlan Broad el 10 de agosto de 1869.

Comienza la historia con las declaraciones de los vecinos, como testigos de lo sucedido. Después, el acusado del asesinato escribe, a instancias de su abogado, su confesión donde se explaya sobre los motivos que le llevaron a asesinar a su vecino.

Nos trasladamos de pronto a un mundo en el que las estaciones marcan el ritmo de las actividades agrícolas y donde los vecinos son prácticamente vasallos de un sistema administrativo complejo y enrevesado que para más inri, fomenta la corrupción y el abuso. La pobreza de los vecinos, el trabajo duro y la rutina es el día a día de los habitantes del pueblo. De un lugar donde nunca ocurre nada.

La propia sinopsis define a Un plan sangriento como un falso true crime, donde el autor aporta los elementos típicos de los crímenes reales (declaraciones, informes, seguimiento del procedimiento judicial) como punto de partida para desarrollar su historia. Sin embargo, el género se sitúa también cercano a la novela histórica, dado que describe los usos y costumbres de esa región de Escocia de finales del siglo XIX. La mezcla es curiosa y ambos géneros se van alternando según vamos leyendo.

Pero además, cuando parece que el autor ha aportado todos los elementos representativos, de repente y sin verlo venir nos describe y analiza muy intensamente los principales personajes, mucho más de lo que habría pensado en un primer momento, donde di por hecho que el autor se centraría en la historia pura y dura. Hace un análisis psicológico intenso sobre los principales protagonistas para aportar las claves de cada uno pero con los que conseguimos sentirnos más cercanos que en un thriller al uso.

Un plan sangriento tiene, en definitiva, muchos de los elementos típicos de las novelas súper ventas, pero desarrollado con una forma de calidad. Aún sabiendo qué va a ocurrir, donde podríamos pensar que el suspense no va a existir en ningún momento, y sin caer en el morbo de las descripciones sangrientas o gore, Macrae Burnet mide, distribuye y prepara el texto para que accedamos a la compleja historia que nos quiere contar.

 

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • Ofrece mucho más de lo que podría parecer en un primer momento.
  • Nos traslada directamente a la Escocia que quiere contar.

Contras

  • Determinadas partes pueden resultar repetitivas. Otros sin embargo, sólo aparecen una vez.

Namaste.