Ensayo, Literatura

La invención del pasado, Miguel-Anxo Murado

De vez en cuando alguna persona que me conoce me presta libros para que engrosen en mi lista de futuras lecturas. Muy probablemente ese libro quede sepultado entre los demás y haya que esperar meses (si no años) hasta que me decida leerlo. Éste es uno de esos casos.

La-invencion-del-pasadoLa invención del pasado es un ensayo sobre la Historia y su formación. Un ensayo de menos de 200 páginas con capítulos cortos que resulta ameno e interesante.

Así, el autor analiza la historia de España desde sus fuentes originales, para después comprobar las modificaciones del hito original y cómo ha llegado a nuestros días. Utiliza la comparación entre historias nacionales para demostrar que lo creemos fehaciente no es más que una anécdota repetida en diversas sociedades.

Murado pone de relieve que lo creemos ciencia no es más que la repetición interesada de diversos momentos con distintos fines, entre los que se encuentran la creación de un pasado glorioso común o malear la opinión pública. Para ello recurre a los ejemplos históricos archiconocidos de la historia nacional: Don Pelayo y Covadonga, Isabel La Católica y Cristóbal Colón, entre otros.

De esta forma consigue captar la atención del lector a través de hechos muy famosos para ahondar en la formación de la historia en sí. Mientras que lo primero lo conocemos, lo segundo suele pasar desapercibido, y no tenemos por qué saber que en la mayoría de los casos la primera fuente escrita apareció mucho tiempo después del episodio que narra, llegando a modificar o directamente inventar el hecho que el autor que la puso por escrito desconocía. A partir de ahí, las crónicas repiten una y otra vez el episodio hasta que gana celebridad y se convierte en real, aunque probablemente nada ocurriera.

Conocemos también la historia de la propia Real Academia de la Historia, sus filias y fobias, y por qué se detuvieron en determinadas épocas en el estudio de un rey y no de otro, por qué suprimieron hechos que molestaban o cómo el hecho de financiar un estudio llegó a la oscuridad en otros ámbitos.

El problema salta a la vista cuando el autor comete el mismo error que achaca a los historiadores. O lo que es lo mismo: utilizar un argumento para decir una cosa y la contraria y pensar que no nos vamos a dar cuenta. Por un lado, critica a determinados historiadores que han utilizado el Quijote como ejemplo de hecho histórico fehaciente (en este caso, las descripciones del paisaje por el que van pasando los protagonistas) para, unas páginas después, utilizar la novela de Cervantes para apoyar su idea de que en esa época se hacía determinada cosa. El problema de las contradicciones es que cuando te pillan en una ya no se sabe qué creer y qué no, claro.

En cualquier caso, se trata de un libro interesante que aporta información novedosa de una forma amena y que aporta algo de luz ante muchos episodios históricos, o sobre determinados aspectos que damos por hecho. Muchas de las cosas que nos cuenta ya las sabemos, pero otras son nuevas o nunca habríamos planteado el desarrollo de los hechos.

FICHA:

Te gustará si te gusta
  • La historia, y quieres conocer algo más de la que nos rodea.
Pros
  • Conocer cómo se forma la historia.
Contras
  • Orden caótico que lleva a caer en reiteraciones.
  • Utilizar el mismo argumento para dos posiciones opuestas.

Namaste.

Autor, Bergounioux, Literatura

Una habitación en Holanda, Pierre Bergounioux

Lo primero que me llamó la atención de este librito fue el título: ¿Por qué en Holanda y no en otro sitio? Lo que me atrajo fue que en la sinopsis del libro se mencionara a Descartes.

 

Portada de "Una habitación en Holanda", Pierre Bergounioux
Portada de "Una habitación en Holanda", Pierre Bergounioux

Pero… ¿qué es Una habitación en Holanda? Es un librito de apenas 90 páginas que se encuentra a camino entre la biografía y el ensayo, entre la historia y la filosofía, entre la luz y la oscuridad.

 

El autor escoge la Roma imperial como el punto de partida de su digresión, y desde ahí encarará el devenir de la humanidad a través de los grandes acontecimientos y de los grandes filósofos que irán cambiando el mundo poco a poco. Diferentes épocas, distintos países y entornos… pero en todos ellos destacan mentes prodigiosas, espíritus libres que se adelantaron a la visión de su época para cambiar, en mayor o menor medida, el entorno que les rodeaba.

 

Sin embargo, su pregunta final tiene a Descartes como protagonista: ¿por qué el francés tuvo que emigrar a Holanda para escribir su obra maestra? ¿Acaso es que unos países propician el pensamiento en detrimento de otros? Es precisamente ésto lo que nos recuerda el título del libro, el fin que busca el autor.

 

No os voy a negar que este libro me ha dado en mi punto flaco: desde siempre me han gustado los ensayos, pero me echa para atrás la pedantería y la densidad de muchos autores; me interesa la historia pero no me conformo con un mero conjunto de datos, fechas y apellidos. Y este libro ha colmado todo ésto. Se trata de un libro de análisis, pero sin ser pesado, de historia, pero sin caer en lo simple, de filosofía, pero sin caer en el aburrimiento. Así que en conjunto, la obra de Bergounioux es una de esas con las que te reconcilias con el mundo. Una de esas en las que piensas que no todo en el mundo editorial es la lectura fácil, la moda o el fenómeno best-seller, que hay personas, más allá de los números y las estadísticas, que se preocupan por publicar un libro que nunca saldrá en la lista de los más vendidos.

 

Uno de esos libros con los que sonríes mientras lo lees, y que al terminar estás completamente seguro de que difundirás a cualquiera que te quiera escuchar que Bergounioux tiene un estilo equilibrado sin ser simple y analítico sin ser barroco. Pocos pueden decir lo mismo.

 

FICHA:

 

Te gustará si te gustó
Pros
  • El análisis: ni es simple ni aburrido, no peca de pomposo pero tampoco de esquemático.
Contras
  • Que es corto. Pero precisamente por eso no se hace pesado.

 

Ahora sólo me falta que os haya picado la curiosidad para que os animéis a leerlo.

 

Namaste.

Autor, Literatura, Zweig

Momentos estelares de la humanidad, Zweig

Mi primer libro de Zweig. Por fin, tras incluirlo en mi lista de 50 libros, le he hecho un hueco. Sí, ya era hora. 🙂

 

Momentos no estelares de la humanidad, por Forges
Momentos no estelares de la humanidad, por Forges

Este libro se compone de 14 momentos que Zweig considera claves en la historia de la Humanidad. Realmente no sé si se puede calificar como una novela, porque los hechos históricos son reales, así como los personajes y los detalles. Eso sí, lo que el autor incluye son los pensamientos, las sensaciones de los protagonistas, conjeturando lo que pensarían los protagonistas.

 

 

Desde Cicerón, hasta Goethe, pasando por Lenin, Núñez de Balboa o Napoleón. Diferentes épocas, distintos sucesos que nada tienen que ver entre sí, pero que componen un salto hacia adelante en su época, un líder que marca la diferencia, que supondrá un antes o un después. Algunas muy claras, como la toma de Bizancio, otras más sutiles, como la creación de la Marsellesa, pero todos hitos.

 

Os dejo un fragmento del episodio de la toma de Bizancio:

 

Según toda nuestra experiencia, los barcos sólo pueden ir por el agua, jamás una flota puede avanzar por encima de una montaña. Pero precisamente eso, en cualquier época, es la verdadera señal de una voluntad demoníaca, capaz de convertir en realidad lo imposible. En eso se reconoce siempre a un genio militar, en que durante la guerra se burla de las reglas militares y que, llegado el caso, aplica la improvisación creadora en lugar de los métodos comprobados.

 

 

De entre todas, destaco dos: la de Cicerón, que me ha trasladado a la Roma convulsa causada por el asesinato de Julio César, y la siempre emotiva historia de Scott, Oates, Evans, Wilson y Bowers en el Polo Sur.

 

Inevitablemente cuando pienso en la triste historia de estos ingleses en busca de la gloria, me acuerdo de la canción de Mecano:

 


 

Pero no creáis que las demás no están al nivel, porque no es así: Zweig tiene el poder de relatar la chispa creadora, y no sólo en el ámbito literario, sino también en el musical, como ejemplo el episodio de Händel.

 

Su prosa es vigorosa, fuerte, pero al mismo tiempo exacta y certera. El lector tiene la sensación de que Zweig usa esa palabra porque es la más cercana a lo que nos quiere trasmitir: esa y ninguna otra es más precisa, y eso es algo que he pensado durante toda la obra.

 

Pero es que además, el autor es un conocedor de hasta el más mínimo detalle de la historia y de la historia no oficial. Y lo que es más importante, tiene la facilidad de ponerse en el lugar del otro, en la piel de un Dostoievski a punto de ser fusilado, de un John Suter frustrado ante una situación que le sobrepasa. Y eso es lo más mágico, esa combinación entre cosas que parecen opuestas pero que obviamente no lo son. Porque siempre hemos visto la historia como algo objetivo y claro, pero no nos podemos en la piel del protagonista, al tomar una decisión u otra, quizá no tenemos en cuenta los factores propios: la cobardía o el arrojo, el miedo y el tesón. Estas cosas son las que distinguen a un héroe de un cobarde (y si no, que se lo digan a Grouchy en la batalla de Waterloo).

 

En resumen: un libro fantástico, una prosa memorable, un encanto de libro.

Leer a Zweig es todo un placer.

 

FICHA:

 

Te gustará si te gustó
  • Vita brevis, Jostein Gaarder.
  • La historia y la buena literatura.
Pros
  • El estilo del autor: fuerte, certero, y al tiempo mágico, fantástico.
  • La combinación entre relato histórico y la psicología de cada protagonista.
Contras
  • La edición que tengo, que es de Círculo de Lectores.

 

Namaste.

 

 

Blog de Libros y Literatura, Literatura

Breve historia de la Revolución Rusa, de Iñigo Bolinaga.

Como quizá algunos ya sepáis porque lleva puesto unos días a la derecha del blog, desde hace poco colaboro con el blog Libros y Literatura.

Pues bien, ya está publicada la primera reseña de nuestra colaboración. La podéis visualizar pinchando aquí.

Espero que os guste.

Namaste.