IMM, Literatura

IMM (34)

Os traigo las últimas incorporaciones a mis estanterías:

 

imm_34

 

  • El impostor, Javier Cercas. Desde que leí su sinopsis me llamó la atención. Cuando vi su aparición en el programa Página2 ya terminó de convencerme. Cercas es un autor que me gusta pero del que sin embargo hace mucho que no leo nada. Buena opción su última novela. He leído alguna opinión que lo despelleja… así que no sé, veremos a ver.

  • La flor azul, Penelope Fitzgerald. Una autora que me gusta mucho y un libro que quería tener desde hace mucho tiempo. Aquí está. He leído buenas críticas de él, así que espero que me guste. Seguro que sí.

  • Sofía Petrovna, una ciudadana ejemplar, Lidia Chukóvskaia. Me entró por los ojos y lo compré junto con los otros dos de arriba. La verdad es que ésta fue una compra compulsiva, simplemente motivada porque hace tiempo leí una reseña en diagonal. Mucha referencia no tengo. Tampoco recuerdo de quién fue la reseña. Si alguien se reconoce, ¡que me avise!

  • Alguien dice tu nombre, Luis García Montero. Me ha tocado en un sorteo organizado por Pi ¡Gracias! Estoy deseando hincarle el diente.

  • Mantícora, Robertson Davies. Regalo de Bartleby, la segunda parte de la trilogía de Deptford que comienza con El quinto en discordia. Davies es uno de esos autores que hay que leer. Continuar la trilogía era cosa lógica. Dicen además que la historia tiene sentido si se lee toda.

  • Composición número 1, Marc Saporta. Regalazo de los Reyes Magos, un libro que pedí y que me llamó la atención desde que alguien lo comentó en la reseña de La casa de hojas, al compararlo por su extraña edición. No sé si se aprecia arriba, pero el libro viene en una caja y las hojas están como una baraja de cartas, sueltas. Me decía Niebla Espesa: de todas maneras seguro que primero lo lees tal y como viene ordenado por la editorial. Pues sí. Me has calado.

  • Llamada perdida, de Gabriela Wiener, una de las últimas publicaciones de la Editorial Malpaso que me han enviado amablemente a mi casa. No he oído nada de ella pero siempre es un placer acercarse a nuevos autores.

  • Martín Zarza, de Miguel García. Publicado por la editorial El último Dodo, se pusieron en contacto conmigo e hicieron que me picara la curiosidad por leer este libro. Y en esas estamos, lo acabo de empezar. (A pesar de que tengo seis libros ya empezados…)

Y vosotros, ¿habéis leído alguno de estos libros? ¿Os gusta Cercas? ¿Conocíais Composición número 1? ¿Los Reyes Magos os trajeron muchos libros o suelen ser de otro tipo de regalos? Este año he probado la solución definitiva: dejarles una lista con los libros que queremos. Funciona.

Namaste.

Grandes, Literatura

Inés y la alegría, Almudena Grandes

Como ya conoceréis muchos de vosotros, Inés y la alegría es el último libro de Almudena Grandes.

Ines y la alegríaSe trata el primero de lo que la autora ha denominado Episodios de una guerra interminable, en honor a los episodios de Galdós, y que trata de contarnos las pequeñas historias que se entrecruzan en lo que ella denomina la Historia Universal, los grandes acontecimientos de los últimos cuarenta años.

El acontecimiento histórico en el que se enmarca la trama es la invasión del valle de Arán que aconteció en 1944. Desde ahí, la escritora madrileña desarrolla la ficción de los que pensaron y sintieron los protagonistas de la misma.

Al igual que En el corazón helado, se van intercalando las historias de los dos protagonistas principales: Inés y Galán.

Pero, sin embargo, lo peculiar de esta novela es que además de esta parte de ficción, se van incluyendo otros capítulos más cortos que nos van contando lo que ocurrió en el Partido Comunista. Esta parte no es ficción, sino que la autora cuenta, con más o menos objetividad, la vida de los protagonistas: Dolores Ibárruri, Jesús Monzón, Carmen de Pedro, Santiago Carrillo… son que van moviendo sus fichas desde un plano superior al de los protagonistas de la ficción, pero que, acaba afectando a aquéllos. Os dejo un fragmento de esta parte:

 

Es lo que tienen los dictadores, que primero ponen mucho cuidado en eliminar de su entorno a cualquier persona con el talento suficiente para hacerles sombra, y después echan de menos su brillantez.

 

De esta forma, la realidad de los acontecimientos históricos está presente en la vida de Inés y Galán. Sin embargo, esta parte de la ficción es la de la historia en minúscula, la de la vida de miembros del Partido Comunista de la base. Y aquí donde Grandes despliega la narrativa que la caracteriza, con sus personajes reales y cercanos o la forma que tiene de que el lector se sienta atrapado por los sentimientos de los personajes.

En el estilo de la autora algo ha cambiado. Las primeras páginas, según iba leyendo, no podía parar de sonreír: A Almu se le ha pegado algo de Luis, pensé cuando comencé el libro. Sin embargo, ese pensamiento se me fue enseguida. Aunque se nota el incremento del uso de los adjetivos y de las frases subordinadas, aunque lo intente, Grandes no es un poeta y eso se nota. Se nota en que algunas de las frases parecen forzadas. Se nota en que las novedades que trata de incluir en esta novela no mejoran lo que tenía antes.

Nada más comenzar, el lector tiene que capear el temporal: de un lado, un gran número de personajes, de golpe y porrazo que tiene mucha relación los unos con los otros. Hasta doscientas páginas más tarde no fui capaz de enterar quién estaba casado con quién. De otro, los saltos temporales. No me considero una lectora torpe, pero es complicado acostumbrarse, porque en un simple punto y aparte, la autora vuelve para adelante y para detrás en el tiempo.

Así que si me preguntáis, diré que sí, que me ha gustado, pero que esperaba mucho más. Como ya comenté en las entradas que le dediqué (aquí y aquí), he leído prácticamente todo de Grandes, y El corazón helado me pareció un gran avance. Sin embargo, este libro me ha dejado un poco fría, porque esperaba más. Me gusta el estilo de Almudena Grandes, pero soy consciente de que no soy objetiva (no es que lo sea, que para eso este blog es de opinión). Tengo la sensación de que si su nombre no figurara en la portada ya habría criticado otras muchas cosas (como los personajes planos, el irritable número de enumeraciones o la polarización de los personajes entre buenísimos-malísimos).

La parte buena es, precisamente, porque su nombre figura en la portada, y porque es capaz de dar fluidez a la historia, de hacer que el lector quiera seguir leyendo más, y por conseguir que cualquiera se ponga en la situación de los personajes, en lo que sienten y en lo que viven. Así que sí, me ha gustado. Me gustó más El corazón helado, pero seguiré leyendo los siguientes Episodios.

 

FICHA:

 

Te gustará si te gustó
Pros
  • El estilo de la autora.
  • Un guiño que podremos apreciar sólo algunos: Niebla Espesa e Isi, atentas.
  • La edición de Tusquets: cuidada y perfecta.
Contras
  • Demasiados saltos cronológicos.
  • Las enumeraciones. Hay muchas y no creo que aporten nada.

 

Gracias a Popular Libros por mandármelo a casa.

Namaste.