Autor, Bulgákov, Literatura

Corazón de perro, Mijaíl Bulgákov

Regresar a Bulgákov, el genial escritor de El maestro y Margarita, es toda un alegría. Uno de esos acontecimientos que se marcan en el calendario y se esperan con ganas.

Decidí programar esta lectura, junta con otras rusas, para otoño, momento que me parece perfecto para este tipo de autores, cuando la caída de la hoja anima a agarrar una manta para seguir leyendo.

Corazón de perro cuenta la historia de un perro callejero, Shárik, que tras una operación experimental es convertido en un hombre de carne y hueso.

Al otro lado de la calle retumbó una puerta de una tienda brillantemente iluminada y salió de ella un ciudadano y no un camarada, e incluso a decir verdad, un señor. Se acerca, ya no hay duda, es un señor.

Página 10

Después de este milagroso suceso, nuestro colega acaba ingresando en el Partido e incluso consigue un puesto de responsabilidad en el escalafón. Sólo este hecho os podrá haceros a la idea de lo satírica e humorística que es la novela. Lo mismo de satírica tiene de crítica, claro:

¡Bueno, ya que existe la revolución social, no hay que tener calefacción!

Página 37

No es de extrañar que Bulgákov fuera prohibido en la Unión Soviética. En concreto, este que os traigo no pudo ser publicado hasta los años 80. Otras de sus obras fueron publicadas censuradas, evitando los fragmentos que el régimen consideraba molestos.

Sus temas son siempre incisivos, críticos con un sistema opresivo en el que sólo había hueco para el pensamiento y las ideas únicas, las del Partido. El resto, cualquier tipo de crítica o de idea creativa era censurable y castigada. Bulgákov se enfrentó a todo esto y tuvo que sufrir ostracismo, incertidumbre y las visitas del NKVD; ni siquiera pudo abandonar la URSS para continuar su vida en otro país.

No, ¿adónde? De aquí ya no te irás a la libertad, para qué engañarnos – meditaba el perro resoplando por la nariz – Ya me he acostumbrado. Soy un perro de señor, un ser intelectual, he conocido la buena vida. Y al fin y al cabo, ¿qué es la libertad? Humo, espejismo, ficción… Una alucinación de estos malditos demócratas.

Página 47

Si queréis empezar a leer al autor, Corazón de perro es una buena opción. Se lee en una tarde y conseguimos hacernos a la idea de su estilo y temática.

Leer a Bulgákov siempre me da un poco de tristeza, al poder palpar esa melancolía que trasmite en un momento y lugar gris en el que le tocó vivir. No se me ocurre mayor homenaje que leerlo y recomendarlo siempre.

FICHA:

Te gustará si te gustó El maestro y Margarita, Mijail Bulgákov.
Pros – Sardónica, satírica, cínica.
– Estilo analítico, incisivo y directo.
Contras – Se hace demasiado corta. Deja con ganas de más.

Namaste.