IMM, Literatura

IMM (37): adquisiciones en la Feria del Libro de Madrid

La Feria del Libro de Madrid siempre es un buen momento para acercarse a los puestos, dar una vuelta por el Retiro, y por supuesto, comprar libros. Continuando con la filosofía del año pasado, me armé de valor para aguantar filas y conseguir más firmas que en años anteriores. Aunque, en mi contra, tengo que admitir que todos los libros que me han firmado han sido de nueva adquisición. En definitiva, una tradición que cualquier amante de los libros no puede desaprovechar.

Este año las nuevas compras son:

IMM37

  • Lo contrario de la soledad, Marina Keegan. A raíz de un reportaje publicado en El País, conocí la historia de Keegan, una joven que falleció en un accidente de tráfico, dejando por publicar parte de sus obras, de las que todos hablaban maravillas. Me entró la curiosidad, algo que se materializó cuando me acerqué a una caseta y allí estaba el libro. No tenía pensado comprarlo, la verdad.

  • El honor perdido de Katharina Blum, Heinrich Böll. Anotado en mi libreta hace mucho tiempo, fui a la feria con la idea de que lo publicaba Impedimenta y no Seix Barral. Una vez sacada de mi error, lo compré y lo traje para casa. Es cortito y hablan maravillas de él.

  • Sefarad, Antonio Muñoz Molina. Aprovechando que el autor firmaba en la feria, decidí que era el momento de seguir leyéndole, porque Plenilunio me gustó pero no he vuelto a leer nada de él, así que me llevé también El invierno en Lisboa.

  • Lolito, Ben Brooks. El año pasado hizo furor, y como yo voy a mi (espantoso) ritmo, me decidí a comprarlo ahora. La edición es muy bonita y corre a cargo de Blackie Books.

  • Las hermanas Romanov, Helen Rappaport. El único ensayo de mi lista, le había echado un ojo y después se lo vi a Cargada de Libros, que me lo recordó. Últimamente me estoy animando con los ensayos, de un tipo u otro. Era mi asignatura pendiente, así que estoy contenta.

  • El caso Tuláyev, Víctor Serge. No sé quién ni cuándo me lo recomendó, pero lo tenía apuntado y tenía que comprarlo. Fui con la idea clara de llevármelo a casa, por fin. Edita Capitán Swing.

  • Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre, Belén Barroso (aka Loque). Conseguí ponerle cara a Loque (jamás la llamaré Belén), me firmó el libro y encima me lo llevé a casa. Os iré contando.

  • Un millón de gotas, Víctor del Árbol. Recomendado por la gurú Atram, aprovechando que el autor firmaba lo compré. Me da que lo empezaré dentro de poco, aunque me echa para atrás lo largo que es.

FdL 2015
Servidora con Muñoz Molina, un tipo muy simpático

Y vosotros, ¿habéis leído alguno de los libros que os traigo? ¿Qué os parecieron? ¿Habéis leído a Muñoz Molina? ¿Y Lolito? ¿Sois aficionados a las ferias como ésta? ¿Y si el fin de los dinosaurios fue por una caída estrepitosa de libros?

¡Que levante la mano quien me recomendó El caso Tuláyev!

Namaste.